¿LA QUIROPRÁCTICA Y LOS ANCIANOS?

Cuando llegamos a la tercera edad, el cuerpo se hace más delicado, con un metabolismo general más lento y somos más vulnerables a la aparición de enfermedades y degeneraciones, pese a eso, envejecer no tiene porqué ser sinónimo de dolor y enfermedad.

 

Los ancianos son un público que puede verse muy beneficiado por el cuidado quiropráctico proporcionándoles una mayor calidad de vida. Tal y como demuestran numerosos estudios, el cuidado quiropráctico promueve la movilidad, la flexibilidad, el equilibrio y la coordinación en las personas de la tercera edad, además de reducir la necesidad de toma de medicación.

ENVEJECIMIENTO

El fenómeno del envejecimiento hace que el cuerpo sea vulnerable a las tensiones mecánicas de la vida cotidiana. La acumulación de estrés y lesiones a menudo causadas por el debilitamiento del tono muscular de las personas mayores puede provocar un dolor más o menos soportable cada día.

LA QUIROPRÁCTICA

En los viejos tiempos, las personas vivían con su dolor y a menudo "soportaban" sin otra opción. Hoy, con la quiropráctica, es totalmente erróneo decir que los adultos mayores deben resignarse a soportar todo sin ayuda externa. Aunque a veces el problema puede tardar más en resolverse en el adulto mayor que en el adulto joven, es erróneo decir que no se puede poner nada en orden para facilitarle la vida a un adulto mayor.

 

El quiropráctico tiene la capacitación necesaria para determinar si el dolor es de origen neuromusculoesquelético y si la atención quiropráctica es adecuada para este paciente. La geriatría también forma parte de la capacitación de los quiroprácticos para ayudarlos a abordar las diferentes necesidades de las personas mayores.

EN RESUMEN

La atención quiropráctica se adapta muy bien a las necesidades especiales de las personas mayores para ayudarlas a beneficiarse de la mejora de la vida diaria el mayor tiempo posible.

Mediante ajustes suaves de las vértebras conseguimos que los discos intervertebrales se mantengan sanos aumentando la absorción de agua y evitando el desgaste. Al actuar liberando el sistema nervioso de las interferencias que pueden producirse por causas mecánicas en la columna vertebral, la quiropráctica no ayuda sólo a la recuperación de las funciones locomotoras, sino que puede ayudar al organismo de la persona mayor a volver a un mejor nivel de vitalidad y de salud general.

 

Y más todavía en este caso se aprecia que el mayor beneficio de los ajustes quiroprácticos reside en el cuidado de mantenimiento a largo plazo: una vida previa de revisiones y ajustes periódicos es la mejor preparación para una tercera edad llena y activa. La quiropráctica hace posible que las personas mayores recuperen su vitalidad y junto ella, las ganas de vivir más y mejor.

BENEFICIOS DE LA QUIROPRÁCTICA

DIMINUCIÓN DE LA INCIDENCIA DE SUFRIR CAÍDAS.

DISMINUCIÓN DE LA DEGENERACIÓN DE LAS ARTICULACIONES.

MEJORA EL EQUILIBRIO Y LA COORDINACIÓN.

AUMENTO DE SALUD Y BIENESTAR.

AUMENTO DE LA AMPLITUD DE MOVIMIENTO DE LA COLUMNA VERTEBRAL Y DE LAS EXTREMIDADES.

ALIVIO/DISMINUCIÓN DEL DOLOR.

AYUDA A AUMENTAR LA CALIDAD DE VIDA.

AUMENTA LA INDEPENDENCIA Y REDUCE LA NECESIDAD DE ASISTENCIA.

  • Facebook - Grey Circle
Siguenos

Alexandre Murat

622 21 09 99

Av Francisco Tárrega, 64, Etsl D

12540 Vila-Real

©2019 Todos los derechos reservados Alexandre Murat, creado con wix.com